Loading
svg
Open

Tenemos que dejar de comprar por internet en la madrugada

agosto 8, 20234 min read

¿Cuántas veces has aplicado al tan famoso “para eso trabajo”, luego de hacer alguna compra?, este tipo de forma de pensar se encuentra en una línea muy delgada entre hacerle justicia a todas esas horas de trabajo en las que te matas y le echas todas las ganas del mundo y en verdaderamente estar adquiriendo algo que se va a convertir en un dolor de cabeza en el futuro, este es solo un ejemplo de lo que puede ser una señal de compulsividad al comprar.

La oniomanía es el nombre que se le ha dado a este tu trastorno psicológico cuyo síntoma principal es un desenfreno por comprar sin que exista verdaderamente una necesidad real, esto es debido a la satisfacción inmediata que se genera en quienes sufren este padecimiento después de recibir sus compras o de sacar los artículos de sus bolsas.

Lo que los estudios dicen es que este tipo de impulsos cuando llegan a niveles que se consideran adicción por comprar pueden derivar de problemas de autoestima, tristeza o depresión, y sí, obviamente la horrible ansiedad también está involucrada, así que el hecho de que corras a gastarte hasta lo que no tienes en cosas que no necesitas es una señal que no deberías dejar pasar.

En términos bastante generales, la adicción a comprar puede aparecer en forma de conductas impulsivas y una sensación de liberación de tensión y satisfacción al momento de haberlo hecho, (si para este punto estás pensando en sí es igual a una droga estás en lo correcto hermane) aunque es un estado que dura poco, ya que la mayoría de los adictos a las compras experimentan mucha culpa y remordimiento luego de haber cedido ante sus impulsos.

 

Si te la pasas ocultando o mintiendo respecto a las compras que haces para evitarte un sermón sobre los gastos que haces también te encuentras en terreno peligroso de caer en las garras de la oniomanía, pues este es otro de los síntomas, así como lo es el hecho de sentir una gran tensión y ansiedad por no poder adquirir ciertas cosas.

Y es que puede parecer que no es un problema serio pues ¿Cuántas veces no hemos visto las compras como una especie de “terapia” o desahogo emocional? Tal como este ejemplo existen conductas que suelen normalizarse y que se encuentran dentro de las red flags que hay que considerar.

Para evitar caer en compras compulsivas existen varias recomendaciones como identificar si eres de las personas que acostumbra acumular cosas nada más porque sí, lo cual es una señal, también evitar hacer compras en momentos de tristeza, así que si estás pasando por un mal rato mejor deja las compras para otro día, lo que puede ayudarte a comprar compulsivamente es hacer una lista sobre las cosas que verdaderamente necesitas y llevar la cantidad de dinero que vas a usar.

Repite conmigo: ¡Los booty calls y las compras compulsivas en la noche son dos cosas que no necesito!

svg

What do you think?

Show comments / Leave a comment

Leave a reply

Loading
svg