Loading
svg
Open

Celebration tour, crónica de la gira que tardo 40 años hacerse realidad

abril 24, 20247 min read

Bff, si es que existes en este mundo sabes que hay un icono del pop que ha marcado un antes y un después en la industria de la música y de la cultura pop en general.

Madonna es y será un referente para todos nosotros durante muchísimas generaciones y el verla de nuevo en los escenarios en México ha sido una de las mejores experiencias, por eso con ayuda de uno de sus fans y un gran amigo de la 111, traemos a ti lo que fue el concierto de Madonna en la bella CDMX, gracias Edu.

¿De qué va?

No todos los días tienes la oportunidad de celebrar 40 años de trayectoria, pero más allá de la trayectoria festejar la vigencia en los escenarios. Madonna ha sabido no solo consolidarse como la artista pop con más influencia en la cultura y la vida cotidiana sino también como la más vigente a lo largo de todos estos años. Celebration Tour es eso, 4 décadas divididas en icónicos números donde ella se encuentra consigo misma para mostrarse regia e icónica como siempre pero también frágil y vulnerable. 2 horas y media de clásicos conocidos y de joyas que solo los verdaderos fans son capaces de corear.

El concierto comienza con Nothing Really Matters, canción famosa por resaltar la estética de las Geishas a mediados de los 90, porque para ella, nada realmente importa, son muchos los adjetivos que adjudica la cultura popular a Madona, disruptiva, trasgresora, disidente, inconforme. Siempre levantando la voz por las injusticias y predicando eso que nada es importante al final.

80s

El primer (o segundo) acto del show está situado en Manhattan de los 80s donde con 26 dólares y el sueño de ser bailarina Madonna se abriría camino en un mundo donde, en sus palabras, las únicas bailarinas que triunfaban en Manhattan eran las de los clubes de strippers.

Canciones como Everybody, Burning up o Into the Groove evocan la gloria del crepe en el pelo, los pendientes asimétricos, los colores neon y las medias de red, una gran fiesta para celebrar la diversidad, el amor la juventud, clásicos de sus primeros discos entre 1982 y 1989. Aunque no todo fue fiesta pues los 80 fue el año en que varios de sus amigos y conocidos como Basquiat, Haring o Herb Ritts(Quien hiciera la famosa foto de True Blue con madona de pelo corto y la cabeza hacia atrás) murieron a causa de la epidemia del SIDA, con esta trágica iconografía, el concierto da paso a la siguiente década.

90s

Después de homenajear a todas las víctimas mortales del SIDA con un emotivo “Live to tell” pasamos a la época Erótica, evocando el corsé dorado de Jean Paul Gaultier, los ceñidos monos negros de latex y por su puesto su libro Sex. Si bien Madonna no inventó a los homosexuales, si les dio una plataforma que catapultó la igualdad de derechos como los conocemos hoy día.

Números como Bad Girl, Human Nature o Hung Up con Tokischa nos recuerdan una de las etapas más liberales de la reina del pop, fue en ésta década donde trabajo con mentes hiper creativas y fue a partir de aquí donde cada disco de un género diferente por ejemplo, Bedtime Story tiene colaboraciones con Bjork y Babyface raya entre el trip hop y el R&B, posteriormente, el productor William Orbit colabora con ella para entregarnos Ray Of Light un álbum en su mayoría House con toques de ambient y Chill out, considerado uno de los mejores discos de los años 90.

2000s

Para esta década Madonna hace un interludio con fuego en el escenario mientras en las pantallas se aprecia el trabajo que hiciera el fotógrafo Steven Klein para su libro X-Static Pro=Cess, artículo que se ha ganado el título de legendario entre los protagonistas por haberse impreso solamente mil copias.

Mientras todo esto sucede suena “The Beast Within” pieza con la que iniciase su RE-invention tour allá por el año 2003. Posteriormente nos hace entregas de clásicos como Die Another Day o Don’t tell me y otras menos conocidas pero muy profundas para ella como Mother and Father, sigue con versiones acústicas de otros clásicos anteriores como Express Yourself o Dont Cry For me Argentina.

2010s

Ésta no es la mejor década para los trabajos de Madonna, su creatividad fue demasiado lejos y no se entendía mucho, si bien hay piezas rescatables como “Turn Up the radio” o “Unapologetic Bitch” Madonna decide omitirlas para entregar a sus fans un cúmulo de clásicos atemporales. Bedtime Story, Rain (ésta me tocó a mí pero la cambia) o Ray of light culminan con un homenaje al rey del pop Michael Jackson para finalizar con un encore de celebración, donde ella es muchas versiones de si misma, Celebration y Bithc Im Madonna despiden a los asistentes después de casi tres horas de show. 

Esta claro que esta no es la mejor ni la más popular gira de Madonna, sin embargo ella esta consciente sea la ultima por eso hace lo mejor de si para poderle dar a todos sus fans un espectáculo increíble lleno de energía, historia, nostalgia donde hay cambios importantes en el transcurso de la cultura pop en general. ¡Te amamos Madonna!

svg

What do you think?

Show comments / Leave a comment

Leave a reply

Loading
svg